Cómo curar una neumonía


Todo comienza con un resfriado, una simple gripe, tos y todos los síntomas que un té, sopa caliente y un hogar pueden resolver. ¡Muchas personas no se dan importancia a estos primeros sígnales y síntomas, y cuando se dan cuenta puede ser demasiado tarde! ¡

Si usted tiene la gripe, y está empeorando, busque un médico tan pronto como sea posible! ¡Usted puede tener neumonía y entonces el caso va a ser mucho más grave!

¿Está buscando el tratamiento de la neumonía? ¿Quiere saber cuánto tiempo necesita para curar la neumonía, los síntomas, las causas y los factores de riesgo? ¡Aquí tiene toda la información acerca de la neumonía y cómo se puede curarla!

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una enfermedad inflamatoria en (o sobre) los pulmones (o pulmón) que afecta a los alvéolos (que se encuentran en el extremo de los bronquiolos, dónde se dan los intercambios de dióxido de carbono/oxigonio.

¿Cuáles son las causas y lo que causa la neumonía?

¡La neumonía es resultado de una infección que puede ser causada por bacterias, hongos, virus o parásitos! Si la enfermedad no es tratada y curada a principios de la infección, evoluciona y llega a la neumonía.

¿Cuáles son los factores de riesgo de neumonía?

¡Especialmente las personas con edad avanzada (mayores de 65 años) son los que tienen más probabilidades de desarrollar neumonía! Los bebés y los niños también tienen más probabilidad y se debe ser muy cuidadoso. Aparte de estos, todas las personas que están en mal estado de salud, con enfermedades como diabetes, enfermedad hepática, problemas con el alcohol, la desnutrición, el sistema inmunológico débil debido a virus del SIDA o quimioterapia, etc …

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Una persona con neumonía tendrá muchos signos y síntomas en todo el cuerpo. La principal es una tos muy fuerte y constante. En el 90% de los casos de neumonía la tos está presente.

La dificultad para respirar (disnea), expectoración, dolor en el pecho, dolor de cabeza y fiebre, también están presentes en la neumonía. La debilidad en todo el cuerpo, dolor muscular y síntomas de fatiga son también comunes.

La neumonía también puede causar cambios de humor, pérdida de apetito, taquicardia, presión arterial baja, dolor en las articulaciones, náuseas y vómitos, escalofríos, y puede hacer que la piel tenga un color azulado. Respiraciones rápidas y cortas y la diarrea son otros síntomas.

La fiebre puede variar entre 39 y 40ºC. La tos puede ser seca o productiva, es decir, con expectoración como se ha mencionado. Los niños menores de 2 años de edad pueden presentar neumonía y no tener la tos a continuación, y es muy importante prestar atención a todos los síntomas.

En casos más severos, la neumonía puede causar convulsiones, cianosis central, vómitos constantes, disminución de la sed e incluso una disminución del nivel de conciencia del paciente.

¿Cómo curar y cual el tratamiento de la neumonía?

La neumonía es una condición clínica que requiere supervisión médica estricta y el diagnóstico por lo general requiere, además de la auscultación de los pulmones, radiografías de tórax.

Una neumonía bacteriana requiere la toma de antibióticos. La terapia respiratoria es otra forma de tratamiento que se puede utilizar junto con la ingesta de antibióticos.

La neumonía viral se puede curar con antipiréticos o con el oxígeno siempre en el sentido de tratar los síntomas. La hidratación es fundamental. La neumonía causada por hongos requiere el uso de antibióticos específicos.

¿Cuánto tiempo se tarda en curar la neumonía?

¡El tiempo de recuperación de la neumonía depende de varios factores tales como la causa y la gravedad de la infección, las defensas de la persona (sistema inmune), y el tratamiento y el descanso que está haciendo…¡Dependiendo de estos factores, la neumonía puede tomar entre 2 semanas a 2 meses para quedarse totalmente tratada!

¿Cómo prevenir y evitar tener una neumonía?

Existen vacunas para prevenir algunos tipos de neumonía. Los bebés, los niños, los ancianos y las personas con ciertas enfermedades como la diabetes, enfermedad hepática crónica o que hacen quimioterapia son más vulnerables. Las personas que sufren de alcoholismo, malnutrición, que tienen el sistema inmune más bajo debido, por ejemplo, debido a la SIDA o trasplantes, las personas con asma o las personas que sufren de otros problemas pulmonares, las personas que toman sedantes o que tuvieron un accidente cerebrovascular también son grupos de riesgo.

La vacunación se recomienda pues es una de las mejores maneras de prevenir, aún que las vacunas funcionen sólo para ciertos tipos de neumonías bacterianas y virales.

La vacunación es anual.

Hay, sin embargo, otras medidas preventivas que son muy valiosos como no fumar y evitar la contaminación y lugares cerrados. Espacios con aire acondicionado son también para evitar ya que el aire acondicionado de aire seco es un medio fácil para virus y bacterias.

Evitar los cambios bruscos de temperatura curar bien los resfriados y la gripe y evitar el alcohol son otras medidas que se convierten valiosas cuando se trata de prevención.

Cabe aclarar que el alcohol, además de todos los males conocidos por la población en general, también interfiere con la capacidad de defensa del organismo evitando una respuesta rápida y eficaz en materia de prevención de la neumonía.

Cuando se trata de bebés, particularmente recién nacidos, la aspiración de la boca y la garganta es muy importante. A diferencia de la gripe, los agentes infecciosos responsables de la neumonía no se transmiten fácilmente.




  • Cómo curar la Tos

    ¡La tos es bastante aburrida e incómoda, especialmente cuando no podemos aliviar los síntomas o curar esta tos que sólo perturba! ¿Ya está irritada…